El fracaso escolar se sitúa en Canarias 5 puntos por encima de la media estatal

Las cifras sobre los malos resultados académicos y el abandono de los estudios se disparan con números que siguen situando a las Islas por encima del 35%, y con diferencias notables entre chicos y chicas. Desde 2000 hasta el curso 2005, el fracaso escolar en el Archipiélago ha crecido 2,9 puntos.

S/C de Tenerife

El fracaso escolar ha crecido en todo el Estado desde el año 2000 hasta el último curso 2006, hasta situarse en el 29,6%, una diferencia de tres puntos con respecto al periodo de 2000, desde donde se había mantenido hasta el último ejercicio en una tónica de 1,1 puntos. Este comportamiento es casi general en el resto del territorio nacional, aunque en el caso de Canarias, según se desprende del estudio elaborado por el periódico profesional Magisterio, con datos del Ministerio de Educación y Ciencias, en las Islas la diferencia del último curso con respecto al 2004 se han incrementado en 2,9 puntos, lo que sitúa al Archipiélagos en los lugares de cola a nivel nacional, al registrar un 35,2%. Este dato revela que Canarias sigue estando en los lugares de cola, junto a Baleares, con el 38,2% y la Comunidad valenciana, con el 35,9%.En el lado contrario se sitúan Asturias, que recupera el liderazgo, con el 14,9%, seguida de País Vasco, el 16,5%, y Navarra, el 18,5%. Los datos ponen de manifiesto la desigualdad geográfica y por sexos que existe en el sistema educativo español. Además, las diferencias no sólo son de enorme magnitud, sino que han crecido en los últimos años. Así, por sexos, el fracaso masculino es 14 puntos mayor que el femenino. Por ello, la probabilidad de fracasar de una alumna asturiana es del 10,6%, frente al 44,1% para un alumno de Baleares, que es de 33,3 puntos de diferencia, una cifra similar a la de Canarias. Hombres y mujeres.- En términos generales, se dan más casos de fracaso entre los hombres, el 36,3%, que en las mujeres, el 22,5%. En el caso de Canarias, los datos reflejan que los chicos tienen un 42,4% de fracaso en el curso 2005, mientras que en el año 2000 el dato era el 39,8%. En mujeres, en el Archipiélago, en lo que se refiere al ejercicio de 2005, el 27,6%, y seis años antes, era del 24,5%, siendo la cifra media del esta del 22,5% y del 18,7%, respectivamente. Datos globales.- estos datos, según interpreta Magisterio, representan que en 2005 unos 130.000 alumnos salieron de la enseñanza obligatoria sin título alguno, "y sin que el sistema les permitiera reengancharse de una forma efectiva", aspecto que los convierte en ese alto porcentaje de abandono temprano de los estudios. La publicación indica que con esta cifras, el país no conseguirá el objetivo de rebajar en cinco puntos los datos de fracaso, previstos para el ejercicio de 2010, porque dicen que el problema no está sólo en el Bachillerato, ya que se refieren también al alto porcentaje de jóvenes que no seguirá estudiando. Inmigración.- Una de las causas que se apuntan a este incremento es "debido al aumento de los inmigrantes", pues señalan que en 2005 de incrementó el número de jóvenes extranjeros de 16 años, aunque Magisterio señala la falta de datos concretos y pone de manifiesto que "en España el fracaso escolar rondaba el 29% cuando apenas habían inmigrantes escolarizados". Fórmula de cálculo.- El fracaso escolar se calcula hallando la tasa bruta de graduados en 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y restando ese resultado a 100, y el número expresa el porcentaje de la población que abandona el sistema educativo sin el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria. Son los datos oficiales, aunque algunas comunidades ofrecen como fracaso escolar la tasa de titulación en 4º de ESO sobre los matriculados ese curso. Dicho cálculo, según indica el periódico Magisterio, "es incorrecto, pues obvia a los que abandonan el sistema antes de llegar a 4º de ESO (pero como es claramente menor en las comunidades que peor van, lo siguen utilizando)", indican. Según la publicación, el 29,6% "es un máximo histórico", tras crecer 1,1 puntos en el último año, si se compara los datos de 2000